the header image
Mordiendo SonrisasSiempre existen razones para caminar lanzando sonrisas.
Vacaciones de amor

Vacaciones de amor

39

Las mejores vacaciones de amor que he vivido en mi vida, fueron a su lado…

Él se enamoró a primera sonrisa de mi, viéndome con un tutú llena de pintura y una corona de princesa.

Si hay algo que jamás dudaré, es que él me amaba tal y como soy. Con todo lo que ello conllevaba…

Siempre sonreía con fuerza cuando me veía feliz con la estupidez más grande del mundo puesta.

Él adoraba mi lado infantil y siempre disfrutaba viéndome sonreír.

Llegó Julio y el adorado verano, esa época del año que tanto nos gusta disfrutar.

Me fui una semana a mi paraíso Asturiano sin él a ver a mis tíos. Andrés trabajaba y no podía acompañarme.

Siempre he disfrutado muchísimo de estar allí, es como mi escondite del mundo entero.

Esta vez la cosa cambió, fue la semana más larga que había vivido en mi vida. Le echaba de menos a cada instante, no podía dejar de pensar en él, me costaba dormir por las noches de lo mucho que le llegué a extrañar esos días.

A mi vuelta a Madrid, le abracé con fuerza como si llevara sin verle un año y tal solo habían pasado 7 días sin estar junto a él.

Él me tenía preparada mi comida preferida en casa de bienvenida.

En Agosto empezaron nuestras vacaciones de amor, teníamos programados un par de viajes y después pasar unos días en su pueblo para finalizar las vacaciones de verano.

Nuestra primera parada fue en una ciudad de Portugal llamada Figueira de Foz.

No sé la de veces que llegué a decir en el camino que íbamos de nuevo juntos a la playa, sin parar de repetirlo y sobre todo sin poder dejar de sonreír.

Sentía que podía explotar en cualquier momento de felicidad.

Como si tuviera 3 años y fuera la primera vez en mi vida que iba a la playa o de vacaciones.

Puedo asegurar a día de hoy, que los días en Figueira fueron de las mejores vacaciones de amor que he disfrutado en mi vida.

No estábamos acostumbrados a pasar tanto tiempo unidos, a pesar de vivir juntos por la incompatibilidad de horarios, y cada día en nuestras vacaciones de amor, era mejor que el anterior.

Recuerdo con todo el cariño del mundo un paseo que dimos por el paseo marítimo de Figueira, porque yo quería ver que había a la otra punta de la ciudad, y él por supuesto quería hacer todos mis deseos realidad.

Hicimos unos cuantos kms andando, pero estando a su lado, no había inconvenientes en nada.

Nos complementamos a la perfección, todo lo hacíamos como nosotros queríamos sin pensar en nadie más, que nosotros mismos.

Uno de los días fuimos a visitar Coimbra. Cualquier lugar del mundo era mi lugar favorito al estar a su lado.

Una de mis especialidades es la torpeza que me caracteriza, y andando por la ciudad, resbalé en una cuesta pero él estaba delante de mi, y no permitió que cayese al suelo de boca.

Siempre me sentía protegida a su lado.

De Figueira de Foz fuimos a Nazaré otra ciudad de Portugal. Nada más llegar allí y ver que teníamos el apartamento a pie de playa, ya tuve de nuevo motivos para no dejar de dar saltos de alegría junto a mi chicoto.

La ciudad de igual modo me pareció preciosa. Sin duda la belleza estaba al mirar a Andrés cada noche y saber que aun nos quedaban días por disfrutar de nuestras vacaciones de amor.

Dicen que todos somos extranjeros en algún lugar del mundo…

Si pudiese repetir esos momentos, no dejaría de vivirlos una y otra vez.

Una de las tardes en Nazaré vimos la puesta de sol, más bonita que he visto en mi vida. Me recorrió un escalofrío por mi cuerpo e instantáneamente le miré a él que también me correspondió con la mirada. Ambos sonreímos a la vez.

El último día de nuestras vacaciones de amor en Nazaré tuvimos una fuerte discusión y lo que debería haber sido un día perfecto, realmente no pudo serlo.

Podríamos haber evitado esa discusión, si yo no hubiera tenido un dolor pasado dentro de mi y él no fuera tan despistado con situaciones delicadas para mi.

Fuimos al pueblo de Andrés con su familia a terminar nuestras vacaciones de amor. Nos quedaba aun una semana por disfrutar.

Los días en su pueblo no fueron demasiado buenos por la cultura tan diferente que tienen allí sobre el hombre y la mujer, y la falta de costumbre que tenía yo de vivir algo así.

Ya casi a punto de volver a Madrid, recuperamos ambos las ganas. Dejamos de discutir y nos fuimos a pasar un día entero a Aveiro a la playa.

No podía mantenerme demasiado tiempo enfadada con él. Con cualquier pequeño detalle, volvía a ser feliz y a amarle con todas mis fuerzas.

Estando en Aveiro fuimos a dar un paseo en un Moliceiro, es como una especie de góndola que te lleva por los canales de la ciudad.

No estaba en Venecia, pero me sentía dando saltos y revoloteando de nuevo en las nubes con nuestras vacaciones de amor.

De vuelta a Madrid, tuve un problema fuerte familiar y me sentí muy triste y desolada. Andrés me acompañaba cada noche que yo me quedaba sin dormir.

Hacía cualquier cosa que estuviese en su mano, por verme sonreír.

Siempre tenía detalles que me llenaban los días de amor. Hacía que se me olvidase cualquier tipo de dolor exterior.

Con el tiempo aprendí, que las discusiones en pareja son algo común. Siempre sabíamos como solucionar nuestras diferencias porque el amor era más fuerte que cualquier tipo de discusión.

Continuará…

-Sa Ji Pa-

#MordiendoSonrisas 😉 🙂

Capítulos anteriores:

1: Siempre nuestros

2: El primer te quiero

3: De su casa a la mía

4: Plan de una noche infinita

5: Detalles sorprendentes

6: Nidito de amor

7: Él sabía conquistarme

Cada mensaje publicado, son mis emociones y mis ganas de cambiar el mundo. De mandar mensajes de ánimo a quienes no tienen un buen día, de crear esperanza y hacer que todo el mundo que forme parte de Mordiendo Sonrisas, sienta esa ilusión y emoción por vivir cada día.

Comments ( 16 )

  1. Replyrebecamlblog
    Es verdad, el verdadero amor supera cualquier adversidad e inconveniente, se ve que la han pasado de maravilla en esas vacaciones.
  2. ReplySilvia G.
    Como me gusta leerte, de verdad, se respira tanto y tanto amor... Me encanta Portugal, voy de vez en cuando a Bragança, pues mi suegra es de allí aunque vive aquí en España pero tiene allí familia y como me llevo genial con ellos pues vamos y es precioso, me encanta Portugal, tengo pendiente ir a muchas ciudades de ese país que adoro. Sin duda me apunto Nazaré 💖
  3. ReplyMel
    ¡Hola, guapa! Siempre es un placer leerte por todo el amor, cariño y emoción que transmites con tus apalabras. ¡Nunca he ido a Portugal pero tengo ganas! Está claro que vosotros os lo pasasteis genial. ¡No se nota nada que estáis enamorados, eh! (Nótese la ironía). Y obviamente, si estás con la persona adecuada da igual dónde estés. No hace falta que sea Venecia. Un besito, mi niña. :)
  4. ReplyLaura Morgon
    Hola, creo que para que una relación madure hay que viajar juntos e ir resolviendo los inconvenientes que se presentan, por lo visto ustedes brindaron el obstáculo y continuaron mejor (porque se fortalecieron). Me alegro al leerte porque nos cuentas que Andrés es un hombre preocupado, y tu no mereces menos que eso. Sigan así, nunca permitas que se deteriore la comunicación ni el respeto.
  5. ReplyResi
    Entiendo perfectamente esa sensación de cuando viajas sin la persona a la que quieres, el tiempo hasta la vuelta se te hace eterno!! Yo creo que es súper recomendable viajar con la persona que compartes tu vida porque es una manera muy buena de compartir vivencias, conocer gustos, manías... vaya, algo muy intenso y que une mucho! Gracias por compartirlo con nosotros!!!
  6. ReplyVanesa
    Las discusiones son al amor como el sol a la luna, no pueden ser más complementarias y yo diría que también necesarias porque tener a alguien a tu lado que a todo diga sí puede ser al final realmente complicado.. a ver en qué queda vuestra historia, insisto que no me gusta que hables en pasado de él :(
    • ReplyMordiendo Sonrisas
      Son necesarias Vanesa la verdad es que sí porque sin ellas no existirían las reconciliaciones :D
  7. ReplyLa Leonera Potinguera
    ¡¡Como me encanta leer todos tus relatos!! Los cuentas de una manera, que parece una telenovela por entregas... ¡¡Siempre quieres más!! Menudo viajecito que os habéis montado a Portugal...
  8. ReplyWalkingtopennylane
    Hola Sara, pero que va a iones más increíbles, como tú dices si vas con el amor de tu vida cualquier sitio es el paraíso, porque el edén lo formais vosotros dos vayáis donde vayáis, muchos besos

Deja un comentario

Share
Share
A %d blogueros les gusta esto: